La Osteopatía
17165
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-17165,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

La Osteopatía

La Osteopatía

Su fundador, Andrew Taylor Still (1828-1917), nace en Jonesborough, Virginia (USA), el 6 de agosto de 1828. Durante la década de 1850-60, estudia Medicina en la Universidad de Kansas City.
En 1864, a causa de una epidemia de meningitis presencia impotente la muerte de tres de sus hijos; este hecho produce un fuerte impacto en él, lo cual le supone replantearse los principios de la medicina.
El 22 de junio de 1874, después de años de estudio y práctica, propone finalmente un nuevo planteamiento en la concepción de la salud y la enfermedad, la osteopatía, que en la idea etimológica original para Still venía a significar «la vía del hueso» (de osteo, hueso y pathos, camino). La participación del sistema osteomuscular era evidente, pero esto no negaba la enorme importancia que él le concedió a la irrigación sanguínea en las alteraciones de la función, así como al concepto de inmunidad natural o la capacidad intrínseca del organismo para autorregularse.
Para Still el sistema músculo-esquelético dejaba de ser ya la mera percha en donde se colgaban y se situaban los distintos órganos, tal y como era considerado tradicionalmente. Por el contrario, defendía que la función orgánica estaba verdaderamente condicionada por la estructura ósea, de tal manera que pequeños desarreglos a nivel de las articulaciones raquídeas o intervertebrales determinaban una disfunción orgánica. Estos desarreglos los corregía por medio de manipulaciones que él mismo desarrolló y que constituyen la verdadera clave e innovación de su método.